Sunday, October 08, 2006

SEÑOR HERODES


Señor Herodes:
van sus verdugos buscando a los muchachos del barrio....
Los sacan de sus sueños de hambre.
De la espera que se convierte en odio.
De la mirada roja
sobre los tejados de zinc reverberante...

Señor Herodes:
van sus sabuesos y sus perros de presa
tras la sangre fresca de los muchachos del barrio...
Arriba si, donde los buitres posados sobre las cuerdas extienden sus alas y hacen negra la sombra de los muertos....

Señor Herodes:
¿quiere usted proteger a estos extraños
de huesos largos y pieles de piratas metropolitanos?
Señor Herodes ¿quiere que salgan a comer de su mano y colocarles la soga al cuello?
¿quiere ver sus tostados y famélicos cuerpos colgando contra los muros
suspendidos contra el sol rojo de la tarde?.

Señor Herodes:
Usted que ha crucificado las manos y los brazos del que esgrimía un lápiz, un pan de trigo nuevo
un pedazo de tierra en la colina, mientras en vuestro castillo
los asesinos golpeaban duro en la madera.

no hay fuego
no hay hambre
no hay sed
“Muchos bastardos” según usted señor Herodes.

Con las manos tintas en sangre
levanta su copa
y brinda
arropado por los muslos de las cortesanas.
En la bandeja de plata
iluminada por los cirios de la ceremonia
ondula,
el rostro seco y mutilado
del joven profeta.
Señor Herodes:
¡¡¿Quiere que salgan a comer de su mano y ponerles la soga al cuello?!!


OM/GARRATZ

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home